Senadora Piedad Zuccardi en Caracol Noticias

Senadora Piedad Zuccardi en Caracol Noticias

Luego de siete meses privada de la libertad, en entrevista exclusiva para Noticias Caracol, la senadora Piedad Zuccardi explicó los motivos por los que la Corte Suprema de Justicia la investiga y revela detalles de los testimonios que supuestamente la incriminan.

La Corte la investiga por presuntos nexos con paramilitares. ¿Eso es cierto?

Eso es cierto. La Corte me investiga por concierto para delinquir.

La Corte recopiló los testimonios de tres paramilitares: alias el “Chino”, alias “Juancho Dique”, alias “Diego Vecino”, y la señalan primero de reunirse con jefes paramilitares y en segundo lugar de beneficiarse de los votos de los paramilitares. ¿Usted los conoció personalmente? ¿Eso es cierto?
Nunca los conocí. No tenía además necesidad de eso; mis votos son unos votos claros y está perfectamente demostrado dónde obtuve votaciones y dónde perdí votaciones, porque yo fui perjudicada de ese proceso.

Salvatore Mancuso es uno de los testigos más importantes y la señala de haber asistido a reuniones con grupos paramilitares. ¿Usted conoce a Salvatore Mancuso? ¿Asistió a reuniones con el señor Mancuso?
No es correcto que él me señale de haber asistido a reuniones con paramilitares. Esa reunión de Carlos Castaño, y Salvatore Mancuso se encontraba presente, se dio en el marco de tres reuniones: dos con el ELN y una con las AUC, ¿y por qué razón? Porque el Congreso de la República autorizó una comisión de parlamentarios para analizar e informarse de qué estaba sucediendo con el grave problema del sur de Bolívar.

Pero si usted niega que por ejemplo no la conocían, que no conoció a tres de los testigos claves, al “Chino”, “Juancho Dique” y “Diego Vecino”, explíquele al país ¿por qué está privada de la libertad y por qué se le sigue una investigación?
No conocí ni al “Chino” ni a “Diego Vecino” ni a “Ernesto Báez”, que son los alias, como tampoco a “Never”, como tampoco a “Geño”, como tampoco al “Primo”. A ningún paramilitar, eso está clarísimo. La Corte Suprema de Justicia tiene la obligación de investigar a los congresistas bien sea por inferencias, suposiciones, pero lo más importante es que hay certeza de que Piedad Zuccardi nunca se reunió con paramilitares.

Usted señala que es víctima de juicios paralelos. ¿Exactamente a qué se refiere?
Bueno, ha habido alguna filtración de información fragmentada que fue obtenida o suministrada de manera ilegal, porque recordemos que todos tenemos que respetar la reserva del sumario y eso llevó a una distorsión de la realidad.

¿En este proceso considera que hay un cartel de testigos?
Yo considero que en mi proceso particular no hay testigos falsos; pero sí es evidente una manipulación, una tergiversación, la forma cómo se han obtenido las pruebas, y yo con el debido respeto le solicito a los Honorables Magistrados que en este momento procesal analicen cómo fueron obtenidas esas pruebas, porque eso yo lo puse en conocimiento de la Corte de manera oportuna, se lo puse en conocimiento del Fiscal General de la Nación, lo puse en conocimiento del señor Procurador, porque sí ha habido algunas dificultades en mi proceso, cómo se han obtenido las pruebas, tanto las trasladadas que son muchas, como las que se han dado dentro de mi proceso.

¿Tiene enemigos políticos?
Represento ideas de centro. Muy seguramente en Colombia se están dando cambios; se quiere un cambio de modelo económico, un cambio de modelo social y quizá yo no soy la persona más útil para seguir defendiendo en el Congreso de la República lo que significa un estado de derecho; pero indudablemente yo reconozco contendores políticos, más no enemigos.

¿Quién estaría detrás de este proceso para hacerle daño?
Esa es la pregunta que yo quisiera resolver y la respuesta la tiene la Corte. Con las pruebas que se han recaudado y con las que en su momento se han trasladado, donde los testigos que ustedes mencionaban se han ratificado, es decir, siempre dijeron “no me consta, escuché de tal persona”, lamentablemente esas terceras personas no pueden concretar esa afirmación porque ya están muertas. Con esa certeza, la Corte le va a probar al país que Piedad Zuccardi es una mujer inocente.

¿Considera que este proceso es más político que jurídico?
El proceso es jurídico, netamente jurídico; pero lógicamente tiene un impacto político: porque el partido que yo represento perdió una voz en el Congreso; porque las mujeres perdieron una defensora; porque la Región Caribe perdió su más acérrima y fuerte defensora; porque los niños, las mujeres y los hombres de sectores vulnerables igual. De manera que tiene un impacto político, pero es un proceso jurídico.

Muchos sostienen que usted está aquí por su marido.
No es cierto. Recuerda que en Colombia las responsabilidades penales son individuales, en Colombia y en el ordenamiento internacional. A Juan José se le sigue una investigación debido a la compulsa de copias de la Corte, se le sigue en la Fiscalía y está siguiendo su curso.

En ese tema, su esposo perdió la investidura por peculado, su cuñado está condenado a 40 años por presuntos vínculos por paramilitares y por la masacre de Macayepo, ¿eso pesó a la hora de su detención?
Ellos han atendido los requerimientos de la Corte y con dignidad han cumplido lo que la Corte ha ordenado. Yo pienso y confío que la Corte Suprema de Justicia en su sabiduría y en su autonomía va a decidir en derecho y que seguramente no va a haber ningún tipo de discriminación en mi contra.

Usted hereda los votos de un clan cuestionado, el clan García Romero. ¿Qué tan limpios son esos votos?
Pero cuestionados por quién? La realidad que se conoce en Bolívar por ejemplo, donde yo obtengo mi mayor votación, es que Piedad Zuccardi es una mujer que ha trabajado duro, en defensa de los sectores vulnerables, en defensa de la Región Caribe, mi trabajo legislativo y de Control Político está a la luz de todos los colombianos; es por esa razón que me deben juzgar los colombianos y no por lo que se dice.

¿Pero usted no heredó el caudal político de su marido?
No, absolutamente. En la última oportunidad que Juan José aspiró al Congreso sacó más de 78 mil votos, yo empecé con 38 mil votos, es decir, con una votación que fue similar a la que obtuvieron otros congresistas que se iniciaban en ese momento.

La Corte consideró en su momento que usted era un peligro para la sociedad por eso ordena la detención. ¿Usted es un peligro para la sociedad?
Tristemente y con dolor de Patria eso es lo que dice la norma y es lo que aplica la Corte Suprema de Justicia, pero soy una persona inocente; además soy una persona que le he hecho aportes significativos a la sociedad y siempre de manera positiva, de manera que, sí me duele muchísimo que dentro de la connotación que tiene el delito se haya agregado esa calificación y además la de mayor punibilidad

¿Tiene cómo probar su inocencia?
Absolutamente.

¿Cómo?
Con los testimonios y con lo que ha sido mi vida. Nunca he sido señalada por la Corte ni por ningún otro organismo judicial y mi vida está a la luz de todos los colombianos; mi vida ha sido transparente, dedicada al trabajo, he cumplido con responsabilidad con el mandato que me dieron mis electores y no voy a ser nunca, jamás, una vergüenza para los colombianos ni para mis hijos ni para mis nietos, que ya los tengo.

¿Se arrepiente de haberse metido en política?
Nunca.

¿Por qué?
Porque todos los colombianos tenemos el deber, la obligación de hacerle un gran aporte a la sociedad. Yo he recibido mucho de Colombia, de mi país, y por supuesto que estamos en la obligación de aportarle. Yo soy una gran defensora de la institucionalidad y una gran defensora de la democracia, y todos tenemos que pagar una cuota, a mí me ha tocado una cuota muy alta.

Usted dijo que en el 2014 le iba a heredar los votos del caudal político a su hijo. Así funciona la política en Colombia, no por mérito propio? ¿Eso no le hace daño a la democracia de un país?
Eso es una conjetura, precisamente, que han puesto a circular algunos medios. Nunca he dicho eso mismo. Yo aspiro a que la Corte Suprema de Justicia decrete mi inocencia tal como es y yo pueda seguirle prestando un servicio a los colombianos, pero si de delfines vamos a hablar, en Colombia sobran.

¿Pero su hijo sería un futuro delfín?
No lo hemos establecido. No lo hemos conversado. La verdad es que todos estamos concentrados en mi defensa, en probar mi inocencia y en poder tener la cara en alto ante los colombianos para decidir posteriormente si continúo o si definitivamente me repliego.

¿Pero le llamaría la atención a su hijo meterse en política?
Nosotros hemos querido que ellos siempre se mantengan alejados de la política. Esta es una actividad de mucho sacrificio; pierdes completamente la intimidad, te debes por supuesto a tus electores, te debes por supuesto a los colombianos, y para las personas que vivimos en provincia es difícil desprenderse del hogar para venir a trabajar acá unas jornadas bastante duras, pero si alguno de ellos lo quisiera, no sería yo quien me opondría.

¿Siente que está acá por represalias contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez?
La justicia colombiana y por supuesto la Constitución colombiana le da garantía a todos los colombianos. Yo considero que tengo garantías dentro del ordenamiento jurídico colombiano, que también a su vez está amparado por el ordenamiento jurídico internacional.

¿El expresidente Uribe la ha acompañado en este proceso o la dejó sola?
El expresidente Uribe es una persona muy generosa y es una persona muy comprometida con el país. Él valoró muchísimo lo que en su momento yo hice acompañándolo en sus dos gobiernos y por supuesto que eso me enorgullece.

Cambiando de tercio, siempre fue considerada por muchos como una de las mujeres más elegantes de este país; asistió a reconocidos eventos sociales, siempre figuró en las páginas sociales de los medios impresos, eventos importantes como el matrimonio de la hija del Procurador. Hoy en día saltó de las páginas sociales a las páginas judiciales. ¿Le cambió la vida?
Internamente no. Me mantengo en mis convicciones. Por supuesto que una persona que está en la vida pública como es mi caso, como es el caso de una senadora, indudablemente participa de muchos eventos sociales. No por mi querer salía en las páginas sociales. Es decir, nunca di una entrevista, nunca figuré en las páginas sociales porque fuera mi deseo sino que son eventos sociales que indudablemente son destacados por medios de comunicación y yo fui una de las tantas participantes que estuvieron allí.

¿Cómo es su vida ahora? Los vestidos elegantes, lindos, de buenas marcas, ahora es sencilla, diferente, el confort quedó a un lado; ¿eso le ha afectado su vida personal?
Toda la vida he sido una persona sencilla, por supuesto cumpliendo con los cánones que le corresponden a uno de acuerdo al papel que uno está desempeñando y a la ocasión en que corresponde. Ha sido un cambio brusco totalmente, pero en estas circunstancias, que han sido dolorosas, he contado con el amor y el acompañamiento de mi familia por supuesto, con la solidaridad y con las expresiones de cariño de todos los amigos y de todos los electores; incluso, he recibido mensaje de personas con los cuales nunca había tenido una cercanía, que me dan una gran fortaleza, y antes que nada, la Fe que todo va a salir bien. Estoy confiada en que la Corte Suprema de Justicia con la certeza que hay en las pruebas, va a decretar mi libertad.

Tiene una hija que es abogada, ¿ella le ayuda en este proceso?
Se interesa muchísimo. Ella es egresada de la Universidad de Los Andes, me hace aportes importantes. Yo conformé un equipo de abogados grande que me ha prestado una importante asesoría y por supuesto hemos aprovechado cada una de las instancias que dentro del proceso se han dado.

Lleva siete meses privada de la libertad; tiene un nieto de siete meses y otro bebé de cuatro meses, lo que quiere decir que no estuvo en el momento del nacimiento de los nietos. ¿No ha podido desempeñar ese papel de abuela?
Eso ha sido lo más duro. Yo me presenté voluntariamente a las autoridades colombianas precisamente el día en que nacía mi primera nieta, que la había esperado con una gran ilusión. La conocí pasados tres meses cuando por supuesto el pediatra autorizó el viaje, porque recordemos que viven en la Costa. Igual situación se me presentó con mi primer nieto, que es el hijo de mi hija, que es la abogada, la que acabas de mencionar. Yo confío en que pronto regresaré a mi hogar a compartir con ellos y a darles todo ese amor que todas las abuelas colombianas le damos a nuestros nietos

¿Eso ha sido lo más duro?
Ha sido lo más duro.

¿Cómo es ese encuentro cuando vienen y la visitan acá?
Feliz, no dejo que los toque nadie. Me preocupo de darles el tetero, les di la primera papilla, les di la primera compota; han sido periodos muy cortos porque tenemos una serie de restricciones, pero indudablemente los hemos disfrutado al máximo.

¿Cuándo espera la siguiente visita de los nietos?
Pronto, muy pronto.

¿Cree en la imparcialidad de la Corte?
Creo en la justicia colombiana y estoy segura que una vez valoren en conjunto las pruebas van a decretar las libertad de Piedad Zuccardi. Porque Piedad Zuccardi, que tengan la tranquilidad los colombianos, es inocente: nunca se reunió, nunca pactó, nunca concertó, nunca apoyó grupos paramilitares. Mi vida es limpia y está al análisis de todos los colombianos.

Share Button
Categories: Piedad, Prensa